El maltrato en la infancia puede tener graves consecuencias en la salud de los niños y niñas, tanto en la salud mental como en la salud física, y derivar en depresión, abuso de sustancias, conductas violentas, trastornos de la alimentación y enfermedades cardiovasculares.